UA-69225173-1
La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Perito Calígrafo Judicial

 
perito caligrafo judicial

La actuación del perito calígrafo judicial está regulada en claramente en dos leyes del sistema judicial español como son, la Ley de Enjuiciamiento Civil y Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Los miembros de Moreno&Sabater Peritos Calígrafos actúan, de igual modo, como peritos judiciales al encontrarse inscritos en los listados oficiales de peritos de los Tribunales Superiores de Justicia de las distintas Comunidades Autónomas.

Nuestro ámbito de actuación abarca los Juzgados de Primera Instancia, de Instrucción, de lo Social, Audiencia Provincial, etc.

Es sin duda, la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, texto consolidado el 28 de octubre de 2015, la que ha venido a crear un nuevo marco regulador que mejora notablemente la disposición anterior. En este sentido, en el aparatado XI de su Exposición de Motivos, introduce el siguiente texto:

“Con las excepciones obligadas respecto de los procesos civiles en que ha de satisfacerse un interés público, esta Ley se inclina coherentemente por entender el dictamen de peritos como medio de prueba en el marco de un proceso, en el que, salvo las excepciones aludidas, no se impone y se responsabiliza al tribunal de la investigación y comprobación de la veracidad de los hechos relevantes en que se fundamentan las pretensiones de tutela formuladas por las partes, sino que es sobre éstas sobre las que recae la carga de alegar y probar. Y, por ello, se introducen los dictámenes de peritos designados por las partes y se reserva la designación por el tribunal de perito para los casos en que así le sea solicitado por las partes o resulte estrictamente necesario.

De esta manera, la práctica de la prueba pericial adquiere también una simplicidad muy distinta de la complicación procedimental a que conducía la regulación de la Ley de 1881. Se excluye la recusación de los peritos calígrafos judiciales cuyo dictamen aporten las partes, que sólo podrán ser objeto de tacha, pero a todos los peritos se exige juramento o promesa de actuación máximamente objetiva e imparcial y respecto de todos ellos se contienen en esta Ley disposiciones conducentes a someter sus dictámenes a explicación, aclaración y complemento, con plena contradicción.

Así, la actividad pericial, cuya regulación decimonónica reflejaba el no resuelto dilema acerca de su naturaleza -si medio de prueba o complemento o auxilio del juzgador-, responde ahora plenamente a los principios generales que deben regir la actividad probatoria, adquiriendo sentido su libre valoración. Efecto indirecto, pero nada desdeñable, de esta necesaria clarificación es la solución o, cuando menos, importante atenuación del problema práctico, muy frecuente, de la adecuada y tempestiva remuneración de los peritos.

Mas, por otra parte, la presente Ley, al entender la enorme diversidad de operaciones y manifestaciones que entraña modernamente la pericia, se aparta decididamente de la regulación de 1881 para reconocer sin casuismos la diversidad y amplitud de este medio de prueba, con atención a su frecuente carácter instrumental respecto de otros medios de prueba, que no sólo se manifiesta en el cotejo de letras”

Moreno y Sabater ofrece éste tipo de servicios, puede contactar con nosotros mediante nuestra sección "Contacte con nosotros".

 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?